Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Historias’ Category

Quería llegar yo a comentar algo que desde mi punto de vista me parecía curioso como jugador aficionado al juego de mesa Go (no leer “gou” sino tal como se escribe). Se trata de la llamada Partida de la Bomba Atómica.

Situémonos en fecha y lugar:
Suburbio de la ciudad de Hiroshima, 9 de Agosto del año 1945, 2ª Guerra Mundial en curso.

Día fatídico para los habitantes de la ciudad industrial (militar en esos momentos) de Hiroshima. El ejército americano quería demostrar al bando enemigo japonés que la guerra no la podrían ganar, y para tal fin, era necesario una demostración de fuerza bruta. En un principio se contempló ir a por Kyoto, pero se descartó, de modo que hubiera una ciudad de clase media capaz de apreciar lo que había ocurrido. Además, por si fuera poco Hiroshima estaba rodeada de pequeños montes que la hacían ideal para causar un efecto de amplificación en el poder destructivo del arma total: la bomba atómica. Hiroshima y también para los de Nagasaki. El

 

Al final del mismo año, se calcula que habían muerto 140.000 personas aproximadamente debido simplemente a la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima: la Little Boy. El radio de destrucción total fue de un 1,4 km.

Mientras tanto, en el jardín de una casa situado en las afueras de Hiroshima un tipo que estaba en el jardín observaba un destello extremo y seguidamente aparecía en un cerrar de ojos, la llamada “seta” de humo por encima de su cabeza. Todo esto para a continuación recibir la tremenda onda expansiva rompiendo las ventanas y dejando la casa hecha un desastre. La Little Boy acaba de aterrizar delante de sus narices.

La persona en cuestión se llamaba Hashimoto Hutaro, poseedor del título Honinbo: uno de los títulos más importantes en el mundillo del Go, que en ese momento estaba disputando “la final” contra Iwamoto Kaoru. A pesar de que todas las piedras (fichas) fueron dispersadas por el suelo por la intrusa e inesperada visita de la bomba, volvieron a poner la partida donde había sido “pausada” y la finalizaron el mismo día, siendo Iwamoto el ganador.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

No harían más de 10 años que había terminado, siempre según los libros, la primera revolución de ideas. Mallock, reputado físico e ingeniero, había sido un chico malo durante su carrera anterior al boom. Sus notas, cuando buenas, conseguían rasgar la cota del 7 sobre 10 durante sus estudios, y cuando malas, se hundían en el suspenso. Una vez hubo terminado sus dos carreras, y por consiguiente, su vida bohemia, se enroló en el ejército y más tarde sería seleccionado en misiones de la OTAN. No es de extrañar que sus colegas de profesión siempre lo tuvieran como un tío mentalmente inestable, era lo mucho que podían llegar a entender de un hippie reformado a soldado y después a investigador… fuera de serie. En los primeros 5 años de la pacífica revolución la comunidad científica sufrió un vuelco total en cuanto a la política por la que se regía. Las presiones, y sobretodo el dinero, de los lobbies dejaron de condicionar la investigación y desarrollo que prácticamente siempre miraba en un sentido, prolongar la tecnología que ya existía para mejorarla paulatinamente y así cobrar por cada pasito a los consumidores de este gran mercado capitalista en que se había convertido la Tierra.

Fue en ese momento, cuando las comunidades científicas sustentadas directamente por el dinero que recolectaban los estados, únicas “empresas” del mundo, empezaron a producir ciencia a raudales, desde la pura hasta la más aplicada, pero todas por igual. Apenas duró unos 15 años en total, pero fue suficiente para un nuevo resurgir. La ecología se tomó en serio y la suma de esfuerzos consiguió que muchos de los problemas medioambientales se solucionaran o al menos no empeoraran. Tal hit, tal sopapo de éxtasis humanitario, estaba claro que no podría aguantarse por mucho tiempo. Así lo confirmaba la historia, y por mucho que en un tiempo hubieran existido sabios pueblos griegos que aspiraban al arte y al conocimiento en general, estos estaban condenados a extinguirse por la avaricia innata del hombre. Así que como el mundo ya iba en octava velocidad, la revolución, o Era según algunas opiniones, se derrumbó pasado el decenio y los 5 años de regalo.

Pero entre tal cantidad de imaginativa, a Didier se le quedó grabado en fuego, la explosiva noticia de que la teletransportación estaba a punto de convertirse en realidad. Tal noticia supuso uno de los shocks más fuertes para los que trabajaban codo con codo en el terreno de los movimientos cuánticos de las partículas. Simplemente Mallock había cogido al resto de científicos a contrapie, mientras estos todavía perfeccionaban el método por el cual podían hacer llegar un simple muón a cualquier lugar de la Tierra pero que debido a su corta vida, solo conseguían registrar el evento la mitad de las veces. Mallock, ese genio que se había modernizado en un centro de Corea del Sud, estaba a punto de sacar un paper sobre teletransportación de objetos y… seres orgánicos. Fue entonces cuando Corea del Norte, adalid y amigo de la decadente Unión de Estados Europeos había decidido acabar con el liderazgo tecnológico, cultural y sobretodo político de sus vecinos-hermanos. La guerra, breve pero intensa, estalló, finiquitando la primera revolución.

Didier observaba a su kalashnikov de partículas atómicas. En el mínimo quantum de tiempo físico, lo que se llamaba un tempuón, para que nos entendamos, una millonesima de billonesima parte de un pico segundo, las partículas aparecían en el mismo sitio relativo pero en un lugar diferente, y lo que es más importante, en el mismo estado. Delante suyo, tenía la culminación de su maestro Mallock, el secreto que tanto tiempo había guardado: el teletransportador. Sentía que por fin había llegado a su meta última, la de realizar, y honrar a la maltrecha memoria colectiva que se tenía de Mallock. Además no tendría que argumentar más excusas para poder seguir investigando, ni aguantar los comentarios bajos de sus compañeros que le criticaban por no hacer nada productivo. El aparato en cuestión había sufrido una ligera pero importante modificación respecto al esbozo inicial, la copia del objeto o ser vivo a transportar salía en el otro lado de la habitación, y la original… ¡se mantenía! Esto lo hacía obviamente inútil para el transporte de personas.

(más…)

Read Full Post »

Antes de ayer, o sea hace dos días, quiero decir el martes día 8 de Mayo se podría decir que creé una alfombra de pelo en frente de mi casa. Para susto de mi padre, que tiende a sobrepreocuparse de estas cosas, como es natural de otra parte, digamos que dejé el patio debajo-pino que tenemos en mi casa lleno de pelusa algodonada proveniente de nuestro collie.

Uy oigo musiquilla que se parece… ¿Eh? No es eso Félix Rodriguez de la fuente… ( Pinchar aquí en nueva pestaña y seguir leyendo 🙂 http://www.youtube.com/watch?v=MlXg0Zxx01I o también http://www.youtube.com/watch?v=Af8jys_XZyw)

Lobo

 

Sopla el frío en los verdes y sinuosos pastos de Escocia. La hierba se arremolina amedrentada por el sonoro y portentoso soplo del viento que se confunde extrañamente con los aullidos de los lobos que se encuentran al otro lado de la colina. La piel de las manos se agrieta ante el frío que azota la cara del pastor que cuida con no cierto cuidado sus ovejas bobas. Se siente lejos de la chimenea, esa en la que sus hijos y su mujer se arremolinan por las noches y alrededor de la cual están juntos para calentarse en el candor del fuego de la noche. Ahora, está solo, a 5 días de su casa, en los montes con su rebaño de lana y 2 únicos perros pastores escoceces que le siguen con la mirada atenta, listos como el hambre, honestos como el que más de los humanos, preparados para hacerse responsables de la situación. Uno de ellos es Kitt, su perro de toda la vida, el que le ha traído tan buenos Border Collies que ha vendido a demás pastores. Ya tiene 8 años, no es tan activo, pero sigue ágil y fuerte, capaz, de multiplicar su fuerza en momentos díficiles y siempre, siempre, a su lado. La otra, es una Collie, no tan pura raza, con algunos genes de Rough Collie, pero igual e mejor pastora que su compañero Kitt. Ella, por el contrario es mucho más joven, tan solo 4 años, pero ya es una más de la familia, y conduce como nadie al rebaño. Llegada la situación espera que haya aprendido suficiente durante estos 2 años que la ha tenido y que sepa hacer lo adecuado. Aunque por dentro no puede evitar sentir una ligera tristeza ante la sensación que alguno de sus perros puede no volver a casa…

(más…)

Read Full Post »